Marshall Mc. Luhan decía que el medio es el mensaje; pero ahora somos todos productores de información, “micromedios”, por eso es lógico que para las marcas tenga sentido asociarnos con mensajes.

Ese es el razonamiento detrás de SocialVibe, que propone sponsorships de personas; podés poner el badge de tu marca favorita en tus redes sociales, y ganar premios y puntos por eso. Es un poco la idea del ya conocido costo por influencia, cristalizado mediante el Pay Per Post que tiene bastante éxito; pero llevado a algo menos personal y más masivo: simplemente la voz que tenemos en las redes sociales de las que cada uno forma parte.

En el blog Groundwell, de Forrester, Charlene Li teoriza un poco más sobre la idea de la necesidad de un nuevo modelo de negocios en el que “la influencia social pueda definir el valor de mercado”. Propone que cada persona pueda tener su “CPM personal” de acuerdo con su capacidad de llegar a las personas relevantes para cada tema.

Guy Kawasaki se refiere al tema, citando un documento de CNET, y dice que muchas veces gente con pocas conexiones puede ser más influyente que alguien con más conexiones. En definitiva, le agrega un componente cualitativo al asunto, pero no deja de valorarlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Recibí nuestras novedades!