El sueño de muchos marketers (lamento no usar “mercadólogos”, pero me suena muy mal) es poder ver exactamente qué es lo que hacen sus consumidores con los productos que comercializa. El ideal de un gerente de marketing de Unilever o P&G es pasearse con un carrito por el supermercado observando cómo reaccionan las amas de casa ante sus ofertas y como se relacionan con sus productos. De hecho, no tengo dudas de que lo deben hacer muy seguido.

En la web, podemos saber muchísimo sobre la actividad de nuestros consumidores. Todo es medible y cuantificable. Podemos conocer de donde vienen y a dónde van nuestros usuarios. Saber qué zonas del sitio son más calientes. Los datos disponibles se cuentan de a decenas. Aquellos marketers más inescrupulosos pueden incluso saber qué patrones de navegación tienen los usuarios por toda la web, solamente instalándoles un software espía (spyware) en sus máquinas.

Viendo eso, parecería que el conocimiento del consumidor en Internet es casi ilimitado. Sin embargo, hay una cosa super valiosa que el gerente de marketing cuando se pasea por el supermercado puede hacer, y nosotros online no podemos: Ver las caras de la gente, sus reacciones, sus miradas cuando se relacionan con nuestros productos. Nosotros no podemos entender en qué contexto están haciendo una transacción. Saber cómo están vestidos, que llevan en la mano, qué miran, que escuchan.

Hace bastante que me da vueltas este pensamiento en la cabeza. Por eso, me alegró mucho saber que un grupo de antropólogas está armando un blog dedicado a entender cómo se relaciona con Internet uno de los grupos más interesantes de consumidores de America Latina: los que se conectan desde locutorios y cybercafés. El proyecto se llama Mundo Locutorio, y promete ser una fuente de información muy valiosa para quienes vivimos de vender online.

ciber_avellaneda.jpg

Algunos insights interesantes que comparte con sus lectores Mundo Locutorio son los siguientes:

En ciertas horas “pico” (mediodía o después de las 5 de la tarde), que coinciden con la salida de los chicos de la escuela, el local se llena de guardapolvos blancos y mucho bullicio, en contraste con la quietud que impera por las mañanas.

Los usos informáticos más populares en este local son e-mail, chat y consulta de páginas web (sobre temas laborales o de estudio, lectura de diarios online, ?googleos?, etc.). La atmósfera general tanto dentro como fuera del local es de vértigo (se percibe en gestos, movimientos, ritmos, uso del espacio).

Si no tenemos tiempo para hacer nuestra propia excursión antropológica, el blog Mundo Locutorio (y la investigación completa que de allí surja) es una herramienta muy valiosa para que entendamos y conozcamos mejor a nuestros consumidores.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Recibí nuestras novedades!