En el blog Estrategia de Comunicación me encontré con una presentación muy interesante sobre el uso de las emociones en la comunicación.

La presentación dice que la dicotomía entre racional y emocional no existe. Toda marca debe tener al menos una emoción característica en su discurso.

No hay plena persuasión sin concernimiento emocional. Las estructuras argumentativas son cadenas cognitivas que deben ser capaces de trascender lo objetivo para alcanzar lo “sentido” (lo que me concierne y mueve).

La involucración emocional tiene valor de activar la atención y reducir la complejidad de la evaluación. Pero no suplanta la argumentación o el aporte de contenidos que puedan manejarse en un proceso de evaluación cognitivo.

Cosas para recordar después de hacer muchas campañas basadas en performance :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Recibí nuestras novedades!